espacio de e-pensamiento

sábado, 21 de julio de 2007

La última flor de la primavera

La última flor de la primavera
fue el charco oscuro de amapolas
que la fortuna dejó, temblando,
a orillas de la carretera.

Esther Antón murió el 3 de julio en la carretera que une Soria con Almazán. Tenía 29 años.