espacio de e-pensamiento

domingo, 9 de noviembre de 2008

¿Nos queda la esperanza?


Todos sabemos que cuando Pandora abre la famosa caja (o ánfora) y libera a los males que asolan a la humanidad (enfermedad, vejez, pobreza, tristeza…) deja en el interior la esperanza. Los humanos hemos entendido de diferente manera el relato de Pandora. Una parte entiende que la esperanza es un bien que nos hace soportable los males que nos depara la vida, porque sin esperanza la vida sería aún peor, más insufrible e inhumana. Pero otros, entre ellos Hesiodo, entienden más bien todo lo contrario: que la esperanza es un mal, al fin y al cabo estaba en la fatídica caja, y la vida “esperanzada” es una vida irracional que distorsiona la realidad, lo que siglos más tarde Marx denominará “falsa conciencia”. Estas dos razas de hombres llegan hasta nuestros días: la de los “esperanzados” y los “desesperanzados”. Sin duda los primeros son mayoría y buena prueba de ello es toda la alharaca con la que se ha recibido en todo el mundo (especialmente en Europa, especialmente en España) la victoria de Obama en las elecciones presidenciales de EEUU.

Debo confesar que yo también estoy “esperanzado”, lo digo con más resignación que entusiasmo, porque es algo que no puedo remediar y sin embargo reconozco que hay razones de peso para ser Obama-escéptico: la falta de concreción política de su campaña, el apoyo de los grandes poderes financieros a su candidatura, su defensa del proteccionismo estatal que limita las posibilidades de progreso de los países en vías de desarrollo, la ausencia de una nítida política social en su programa electoral, la primacía del marketing sobre la política, etc.

En cualquier caso, pienso que lo que toca es esperar a las primeras decisiones políticas para poder hacer una valoración más ecuánime, pero es probable que no haya cambios fundamentales en la política americana, especialmente en la política exterior, y muchos acabarán pensando aquello de que “contra Bush vivíamos mejor…”

14 comentarios:

  1. No comprendo tanto recelo hacia Obama ¿acaso Mcain era mejor? MCAIN Y BUSH LA MISMA MIERDA SON y Obama, por el contrario, tiene previsto retirar las tropas de Irak y practicar otra política exterior. Los que tu llamas “Obama- escépticos” no son más que FACHAS VERGONZOSOS que se las dan de intelectuales y quería que ganaran los republicanos.

    ResponderEliminar
  2. Ya estamos con los inquisidores... nada, uno nunca está a salvo de ellos. ¿Qué ocurre? ¿Que quien no está de acuerdo conmigo tiene que ser un facha sin contemplaciones? ¿Que quien no asume la opinión "correcta" tiene que ser acallado para no contagiar al "pueblo"?
    De todas formas, sea cual sea la posición de cada uno, lo que sí está claro es que utilizar un concepto tan propiamente español y simplista como "facha" sólo es un modo de no querer enterarse de nada de lo que pasa en la cabecita de uno. ¿No hay nada mejor que decir en el ámbito de la política que distinguir de forma maniquea entre "fachas" y "no-fachas"?
    Todas las dudas del texto de Óscar -cualquier duda en general- valen más que cualquiera de las certidumbres estúpidas de los que sólo ven lo que previamente han decidido ver...¿No es esto un buen ejemplo de ceguera ideológica?

    ResponderEliminar
  3. Por mi parte, Óscar -hablando ya de tu texto- lo que menos esperanza me inspira en el mundo es la figura del político profesional; en este caso, además, se une todo el escándalo propagandístico que ha rodeado al fenómeno Obama, lo que ha ocultado el programa político que le ha conducido al éxito. Todo el jolgorio de los antiamericanos españoles me resulta sumamente gracioso, y su alegría desatada no deja de ser sorprendente: ¿pero es que acaso piensan que, al tomar posesión de la Casa Blanca, lo primero que va a hacer Obama es pulsar el botón de autodestrucción? La verdad, con todo lo que sea, no creo que el nuevo presidente americano sea una especie de Zp de Chicago; más bien, como muchos han apuntado, según los parámetro españoles o europeos Obama entraría en la categoría de "facha" o "ultraderechista". El artículo de la flamante nueva primera dama es, a ese respecto, revelador, y Arcadi Espada hacía ayer buena leña de él en El Mundo. Os recomiendo su lectura.

    ResponderEliminar
  4. Estamos de acuerdo, Borja. Si juzgamos a Obama bajo los criterios europeos es lo que llamaríamos un facha de tomo y lomo: es nacionalista, religioso y concibe la política social más como caridad y compasión que como justicia social redistributiva.

    Pero, sin embargo, representa algo nuevo. Si hubiera ganado Mcain, a pesar de todos sus esfuerzos por distanciarse de Bush, sería como otorgar una patente de impunidad política al partido republicano. Después de la penosa y caótica última legislatura de Bush, es casi una cuestión de higiene democrática el cambio de partido en el gobierno.

    La cuestión más interesante, a mi modo de ver, es determinar si la pérdida de las elecciones del partido republicano significa el final de la hegemonía neocon en EEUU. Por que es posible que lo ocurrido- el triunfo de Obama- pueda interpretarse más bien como la victoria final, por impregnación, de las principales tesis neocons: nacionalismo+ idealismo universalista.

    Pdt: otro ídolo que conviene analizar es el que sostiene que la victoria de Obama supone el final del conflicto racial en EEUU. Un solo dato: el 96% de los afroamericanos votaron por Obama.

    ResponderEliminar
  5. Perdona Oscar, si escribo esto un poco a contrapelo, pero, por lo menos a mi, lo único que me podría inspirar cierta esperanza en esto de la política es que se acabara, de una vez, la hegemonía de los neoprogs y paleoprogs que nos gobiernan. Digo esto, porque creo que eso que se ha llamado desde ciertos medios en España, neocons se ha convertido en un especie de sustituto de "facha". Por supuesto que el neoconservadurismo existe, pero más de una vez cuando leo a quienes se refieren, empiezo a creer que no entienden mucho que significa.
    Por eso creo, que detrás de la etiqueta que algunos ponen (no me refiero, por supuesto a ti Oscar)se encuentra mucho más la defensa de ciertas posiciones que la comprensión de una idea o corriente política(la del "conservatismo americano")

    PD: Y perdona por el autobombo, pero, a mi lo que me inspita esperanza, es lo que he ido colgando esta semana en "Los papeles"

    Muchos saludos

    ResponderEliminar
  6. Don Cógito: el término “facha” es meramente despectivo y no merece la pena detenerse en él, pero el termino “neoconservador” o “neocon” hace referencia a una corriente de pensamiento político que procede de Leo Strauss y tiene en William Kristol, Paul Wolfowitz o Robert Kagan algunos de sus más conspicuos representantes. Insisto: no es un término despectivo y muchos – JM Aznar recientemente presentó un libro titulado ¿qué piensan los neoconservadores españoles? – se reconocen en él.

    La cuestión que planteo es: ¿hasta que punto la victoria de Obama supone una derrota las tesis básicas de los neocons?

    Es posible que el próximo gobierno americano sea más intervencionista y proteccionista, lo que en principio iría en contra del modelo neocon, pero no aventuro demasiados cambios en lo referente al nacionalismo y al idealismo –la defensa a ultranza de la democracia- que caracterizan el pensamiento neocon (que por cierto tiene algunos aspectos que considero muy interesantes como la reinterpretación del concepto troskista de “revolución permanente”)

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Rectifico, Oscar, veo que si que sabes de que va el neoconservadurismo. De todas maneras no estoy muy de acuerdo en la relación que estableces entre Obama y el partido demócrata y el intervencionismo, en tanto el intervencionismo, también ha sido defendido por bastantes neocons y por la administración Bush. Y justamente es esta la razón por la que hasta un 20% de lo que se considera "votante republicano" se he abstenido.

    Para mi lo importante es saber, si la llegada de Obama al poder supone -o no- un reflujo del movimiento conservador americano que dío su pistoletazo de salida allá por los sesenta con la candidatura de Goldwater a la presidencia por el partido republicano. Este movimiento va mucho más allá de lo que por aquí se entiende por neocon. En el podrían incluirse neoliberales, neocons, miembros de la derecha religiosa protestante, algunos miembros de la iglesia católica, judíos laicos, anarcocapitalistas, seguidores de Leo Strauss o Voegelin, Russel Kirk etc. Si este movimiento o corriente va a entrar en crisis es lo que, para mi gusto, está por ver.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Siento haberme perdido esta interesante discusión pero he estado unos días perdido en lejanas tierras. Veo que ni en feacia nos libramos de simples que únicamente saben usar el insulto y de una forma poco original, todo sea dicho.
    de todas formas, me gustaría añadir algo a lo que ya se ha dicho; pese a que muchas cosas no van a cambiar en la política americana, como es el caso de, por ejemplo, la política exterior, creo que Obama si que supone un cambio significativo; tal vez sea un cambio meramente estético, pero la estética desde luego que no es baladí.
    Las diferencias ente el partido republicano y el conservador respecto de muchos asuntos sin imperceptibles; aquí se habla de intervencionismo pero habría que señalar que el gobierno de Bush ha sido precisamente el más intervencionista de los ultimos que ha habido en Estados Unidos y Obama no creo que le supere en esto. De todas formas, tal y como está el patio, seguramente el nuevo presidente se guíe por las conclusiones a las que se llegue en la cumbre del G20 en la que, con bastante seguridad, podríamos decir que se aumentará el contol de la economía, o lo que es lo mismo, más intervencionismo.
    Las diferencias entre estos dos partidos son, más bien, actitudinales: tienen formas distintas de considerar la política. La política republicana está muy atada a un consevadurismo americano que fue muy necesario cuando Estados Unidos se estaba constuyendo como nación y como tal, se alimenta de determinados valores (cristianos) muy estables en buena parte de la sociedad americana. El partido demócrata se levanta sobre otro de los pilares que también ha construido america, el multiculturalismo, por esa razón tenemos el primer presidente negro de America o Clinton era Irlandés (ya sólo falta un hispano y un italiano). Simplificando podríamos decir que la sociedad americana trata de encajar estas dos tendencias de la forma que puede: contruirse a partir de unos valores evidentemente cristianos (familia, costumbres, ideas, tradiciones) y encajar ahí un siempre creciente multiculturalismo (negros, hispanos, asiáticos, italianos y europeos). Las tensiones de estas tendencias pueden verse claramente en las distintas políticas estatales: en los estados tradicionalmente republicanos no se explica la teoría de la evolución de Darwin y en otros, se explica pero a la par que el creacionismo, al mismo nivel.
    Estados Unidos no es como Europa, aquí la política puede estar completamente distanciada de la sociedad y es perfectamente asumible; allí la política es un fiel reflejo de esa sociedad. Por eso merece la pena confiar en Obama, tal vez está en el poder porque se ha operado un cambio en la sociedad americana.

    ResponderEliminar
  12. Estaría bien que echarais un vistazo al documental "Campamento Jesus", lo teneis en www.cinetube.es... es revelador sobre la sociedad americana.

    ResponderEliminar
  13. Joder, pues yo creo que el Obama este es una mala bestia.Por fin un político inteligente, centrado, con sangre fría que encima sabe entusiasmar a millones. que rompe barreras de raza, que tiene una educación multicultural, que sabe crear pactos, que busca integrar al enemigo. Que no se pilla los dedos con promesas y vende humo, esa sustancia tan necesaria en nuestra sociedad descreida y que sirve para buscarse la vida y dar la sensacion que le importas a alguien( cosa que fue la mayor aportacion de luminarias como Roostvelt o Churchil). Sus desafíos son enormes, su margen de maniobra escaso y sin embargo, creo que estamos ante un verdadero animal político.
    Y el proteccionismo es una constante ante las depresiones, que el librecambio sólo se hace cuando conviene

    ResponderEliminar