espacio de e-pensamiento

lunes, 17 de octubre de 2011

Hegel sobre la pedagogía "moderna".
Borja Lucena


Resulta al final que lo actual no es tan moderno, o que hasta las últimas novedades a la boloñesa desprenden ya un cierto hedor decimonónico ....
Kant enseña que la experiencia no puede volar por encima del entendimiento, pues, de otro modo, la facultad de conocimiento se convierte en razón teórica, que por sí misma no produce sino quimeras. Esta doctrina esotérica ha justificado que la ciencia renuncie al pensamiento especulativo. A esta doctrina popular puede acompañar el griterío de la pedagogía moderna, supuestamente exigida por la necesidad de los tiempos, que dirige la mirada a la necesidad inmediata. Esta pedagogía sostiene que el conocimiento ha de ceñirse a la experiencia, y que en lo referente a la habilidad en la vida pública y en la privada el conocimiento teórico llega a ser incluso nocivo, de manera que lo esencial es la ejercitación y la formación práctica, y que eso es lo que debe comentarse.
Hegel, prólogo de Ciencia de la lógica

6 comentarios:

  1. Creo que es lenguaje traicina tanto a Hegel como a tu crítica de Bolonia. "Pensamiento especulativo" no es sino una expresión para denominar un tipo de actividad tan práctica e inmediata como "lo aplicado" que parece reivindicar la nueva ley. Pero la distinción entre teórico y práctico esconde, de salida una distinción que es principalemente política (sea primando el polo de lo teórico o de lo práctico). Creo que sería más útil hablar simplemente de que la universidad deja de hacer unas cosas principalmente, para hacer otras que les parece más interesantes. La vieja distinción entre "teoría" y "praxis" resulta bastante inservible hoy en día.

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo contigo, Edu, por razones que ya alguna vez hemos comentado. Creo que si utilizamos la denominación de "actividad" para todo, es decir, incluso para aquellos casos en los que "no hacemos nada", lo único que nos queda es un súper-concepto que, a fuerza de extenderse, termina por significar nada. Creo que la labor del pensamiento no es, simplemente, establecer la mismidad a través de distintos tipos de asociaciones, sino ser capaz de percibir las distinciones. En todo caso, si todo es "actividad", nos veríamos obligados a contestar a la pregunta de si toda actividad es la misma, lo que no creo que pudiera responderse afirmativamente, con lo que nos veríamos obligados a buscar, una vez más, no sólo la identidad, sino la diferencia.
    Tienes razón en señalar que la distinción "teórico" -"práctico" es insuficiente para llegar a la comprensión de muchas cosas, pero eso no quiere decir que sea incomprensible ella misma. En el ámbito en el que hablamos, creo que está claro que lo que conviene a las autoridades (o aquien sea) es desalojar al pensamiento o las facultades no productivas de su puesto privilegiado en la enseñanza en nombre de la adecuación de los hombres a la máquina, de la exigencia constante de eficiencia y productividad; en fin, de la deglución de la educación tradicional por los engranajes de formación de trabajadores embarcados en la elaboración constante de bienes consumibles.
    Si acepto tus palabras, me enfrento a dificultades de las que me veo imposibilitado salir: "Creo que sería más útil hablar simplemente de que la universidad deja de hacer unas cosas principalmente, para hacer otras que les parece más interesantes". Para decirlo algo groseramente (y sin ánimo de señalar otra cosa que no sea la necesidad de hacer distinciones, sin quere comparar el hecho mismo expuesto): los soldados de las SS dejaron también de hacer unas cosas para hacer otras que les parecían más interesantes, verbigracia matar judíos. ¿Que sustituyeran un "hacer" por otro "hacer" quiere decir que seguían "haciendo" lo mismo"? EL problema de igualar todo por el mínimo común -como creo que aquí ocurre- es que nos deja inermes ante muchas diferencias efectivas que se dan en nuestra experiencia, y, particularmente, ante la emergencia del mal, por decirlo llanamente. La cuestión, creo, no es identificar cualquier cosa como actividad, sino ser capaces de distinguir entre las distintas actividades, de modo que no dejemos pasar lo criminal junto a lo justo. En esta caso, el de la educación y el sentido del saber, también estamos ante una alternativa entre meras actividades; la cuestión es que algunas de ellas tienen una potencia aniquiladora, mientras otras conservan en la existencia cosas que merecen ser conservadas.

    ResponderEliminar
  3. Creo Borja que estiras mis palabras poniendo en mi comentario mucho más de lo que digo. Te centras en achacarme el hecho de que considero que al no distinguir como realidades sustancialmente distintas el "hacer teórico" y el "hacer práctico" establezco una suerte de indistinción que permitiría cualquier "hacer"; de hecho te lo llevas hábilmente al ejemplo de las SS para remarcar que no hacer esa distinción es inmoral. Pero el hecho está en que yo no digo nada parecido a eso.
    El hecho de que lo que Hegel distingue en el texto como "teoría" y "práctica" yo no lo distinga en esos términos, sino en otros: distintos haceres que buscan distintas cosas, en modo alguno implica que todos los "haceres" sean intercambiables. La distinción que aquí reivindica Hegel y también tu es ya vieja, como sabes la instauró Platón: fue un invento que pretendía justificar la superioridad de un hacer sobre otro, uno modelo de vida sobre otro y, finalmente un gobierno y no otro. Pero el caso es que para establecer la distinción cualitativa a la que te agarras entre teoría y praxis hay que partir de esa misma distinción y suponerla como un "hecho". Pero es un hecho porque partes de la consideración de que lo vas a tomar como un hecho, nada más.
    Ahora bien, que yo diga que lo que ocurre con Bolonia es la sustitución de un modo de hacer por otro modo de hacer, no implica que tenga que estar necesariamente de acuerdo en esa sustitución; eso no lo he entrado a valorar. Pero sí podría valorar claramente cómo mucho más interesante no matar judíos en lugar de matarlos, aún cuando puedo comprender que ambos "haceres" pueden tener cierta racionalidad.
    En ese sentido, el comentario acerca de que la Universidad se transforma en una mera institución cualificadora de trabajadores es sorprendente: ¿acaso alguna vez no lo ha sido? Ocurre, eso sí, que preferirías ser un trabajador cualificado por la universidad de La Sorbona en el siglo XIV, a un técnico formado en el IT de Massachussets. En ambos casos son dos técnicos de técnicas distintas porque, en rigor, creo que nada distinto de una técnica es susceptible de ser enseñado. ¿tu sí?

    ResponderEliminar
  4. http://profesorgeohistoria.wordpress.com/2011/10/14/excelente-intervencion-en-la-asamblea/

    ResponderEliminar
  5. Por cierto lo de Carmona del anónimo muy bueno. Otro del régimen, pero como nos la quieren colar muy grande esta bien. Como dicen los que vienen, solo un idiota no estaría de acuerdo

    Reconozco que la Filgar algo tiene que me pone. Yo me la follaba. Y desde luego comulgaba las hostias que hubiera que comulgar.

    Para los politicamente correctos que lean estas páginas, cosas mias, sueño con ella, esta buena. Si he de pedir perdón que al menos venda algo, sin salir en la tele si puede ser.

    No me gusta Hegel, es muy feo.

    Pero estoy de acuerdo con el, con Borja y el culo de la Filgar.

    Ya hace tiempo que dije que vamos a China.

    En este maravilloso país quien pone una denuncia.

    Los raros.

    Veréis tiempos que no imaginabais y algunos abrirán la boca, otros apretaremos los dientes.

    Os cuento mi experiencia.

    Yo he ido a las manis de los profes.

    No tenía otra opción.

    Gracias por venir. " Vete a tomar por culo", llevo mucho tiempo esperándote.

    Vengo a título personal por que si me quedo en mi sofá admito la basura que viene, pero no quiero veros. Me dan asco vuestras camisetas verdes. Verde es el campo y el culo de la Filgar.

    Y llevara tanga, me pongo peor.....

    ResponderEliminar
  6. Para los de la camiseta verde y consejeros de educación de la comunidad de Madrid.

    A los de verde: Os van a dar por el culo.

    A la basura: Me estoy desahogando porque no os puedo poner una bomba que es lo que me apetece.

    A Filgar: Pidele mi telefono a la guia, Alfredo Ferreiro López. El amor no conoce ideología.

    A Edu: me lo estoy pasando teta con Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía.

    Filgui: Me lo leo en el metro al ir a trabajar y solo me desconcentra tu ausencia.

    A Borja: Guapo

    Pd: Leera esto Filgui. En serio que me he enamorado de ella. Es que no tengo otra manera de declararle mi amor.

    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar