Página de filosofía y discusión sobre el pensamiento contemporáneo

jueves, 2 de agosto de 2012

Un fragmento de Karl Löwith
Borja Lucena Góngora



Los escritos de Rosseau contienen la primera y más clara caracterización de la problemática humana referida a la sociedad burguesa. El problema reside en la circunstancia de que el hombre perteneciente a dicha sociedad no es un ser unitario y total. Por una parte, es hombre privado; por la otra, ciudadano, porque la sociedad burguesa existe dentro de relaciones problemáticas con el Estado. Desde Rousseau, la falta de correspondencia entre esos aspectos constituye una de las cuestiones fundamentales de todas las teorías modernas sobre el Estado y la sociedad. Los estados totalitarios del presente intentan responder al problema planteado por Rousseau: ¿cómo puede el hombre, que por naturaleza es una totalidad, concordar con el todo, fundamentalmente distinto, de la "société politique"? Parece que no es posible una verdadera correspondencia entre ambos elementos. Por eso, tratándose de la educación del hombre, sería necesario decidir si se quiere formar un "homme" o un "citoyen", un hombre o un ciudadano.

Löwith, K.,  De Hegel a Nietzsche








2 comentarios:

  1. La idea de la humanidad padece de vigorexia. Haciendo un juego, deberíamos adelantarnos y llamarnos homo paleo-sapien sapies, por lo menos tendríamos más en cuenta a Darwin y sabríamos que todavía hay camino que recorrer hacia un homo neo-sapien sapiens... y quién sabe hacia dónde más...

    ¿Lo primero? Reconocer al hombre... los griegos a los bárbaros, los europeos a los negros, los esquimales a los europeos, los incas a los extremeños... ¿Y también?, reconocer que pese a todo Zapatero y Rajoy son humanos..., es decir, un montón de amebas y otra clase de bichos dentro de dermis polifacéticas...

    La sociedad burguesa es una sociedad esquizofrénica: pública/privada. Podría decirse mejor que oculta y mostrable.

    La sociedad burguesa no es sociedad, sino asociación en lo público, en lo mostrable, y traicionera y agresiva en lo privado y oculto

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, javi; existe una muy difícil componenda entre lo público y lo privado que hace difícil el pensar en la sociedad burguesa como en una comunidad. Estoy de acuerdo. Pero creo que también es importante contemplar cómo el problema está en la relación entre esas dos dimensiones, lo que impide pensar que la solución está en una definitiva unión o cancelación de las diferencias entre ambas. La solución fácil es que lo público anegue y haga desaparecer a lo privado -digamos, la solución colectivista- o que lo privado no deje espacio a lo público -digamos, la capitalista-. Tenemos que acostumbrarnos a vivir en la tensión de dos polos que son, en última instancia, irreconciliables.

    Un abrazo

    ResponderEliminar