Página de filosofía y discusión sobre el pensamiento contemporáneo

viernes, 5 de septiembre de 2008

Educación para la Ciudadanía en Inglés.

Desde que el PSOE enarboló como bandera en cuestiones educativas la asignatura de “Educación para la ciudadanía” el Partido Popular apostó francotiradores en todas las esquinas para derribar al abanderado.
En la Comunidad Valenciana el presidente Camps nos sorprendió a todos hace unos meses insinuando que los contenidos de EpC se darían en inglés, lo que no dejaba de parecer una broma producida por una comilona acompañada de abundante vino. Pero el caso es que iba en serio.
Y no contentos con eso, se inventaron la famosa “Opción B”, en la que los padres de los alumnos podrían establecer los temas a trabajar en el aula, pasando por encima de la meramente retórica libertad de cátedra.
Pero este verano el casillo de naipes empezó a derrumbarse; el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana anuló la opción B considerándola ilegal. Y esto sucedió cuando los institutos ya habían asignado las horas dedicadas a esta docencia a profesores de los departamentos de Filosofía e Historia. La Consellería de educación se encontraba así con una cantidad considerable de horas asignadas a los horarios de muchos profesores, y por tanto pagadas, que no se iban a utilizar. Un dinero difícilmente justificable en época de crisis.
Pero no queda la cosa aquí. Puesto que la plantilla de profesores de filosofía o de historia de la comunidad no contaba con personal suficiente habilitado para impartir horas lectivas en inglés, la Consellería abrió una bolsa de trabajo buscando profesorado con este perfil. El problema es que de dónde hay no se puede sacar, una prueba evidente del estado del sistema educativo español: la bolsa, ni de lejos, cubría las demandas de la aventura “ciudadanolingüística” de la Generalidad. Así que, ayer día cuatro, a diez días del comienzo del curso, la orden que llegó a los institutos es la de asumir, en la medida de las posibilidades, las horas de EpC, prescindiendo del profesorado externo en un principio asignado. Y las directivas, a última hora, se pusieron a casar horarios con nuevas horas sin tener en cuenta, en este caso, si los profesores que iban a impartir esta asignatura estaban habilitados o no para trabajar estos contenidos en inglés. Todo se justificaba con el hecho de que dichos docentes contarían como recurso educativo el apoyo de un profesor del departamento de Inglés.
Sea como sea, la sensación que un espectador de este culebrón puede experimentar no debe estar muy lejos de la vergüenza ajena ante semejante chapuza. El problema es que no estamos haciendo apaños en el jardín de nuestra casa, sino prendiéndole fuego al patio más importante del estado, la educación. Un lugar en el que, como bien sabía Epicuro, es necesaria la tranquilidad y la razón. Desgraciadamente nuestros políticos, en lugar de un jardín, nos proponen un campo de batalla.
No nos quejemos después de que lo que debieran ser ciudadanos libres y felices, sea la más vil soldadesca dispuesta a sacarle las tripas al vecino.

14 comentarios:

  1. Septtembrini6/9/08 11:12

    Hola feacios, os saludo tras la pausa estival.

    Comienzo el nuevo curso de forma harto original, esto es, suscribiendo punto por punto la entrada de Eduardo.

    Aprovecho para transcribiros este interesante párrafo. Pertenece a el editorial de "El País" de hoy, 06/09/08.

    " Si el Partido Socialista pretendía llevarla a cabo (se refiere a la nueva regulación sobre el aborto), como ahora se confirma, no se entiende que la haya excluido de forma explícita del programa electoral, puesto que sí estaba cuatro años antes, para luego recuperarla en su congreso. Los ciudadanos convocados a las urnas el 9 de marzo pasado tenían derecho a pronunciarse sobre esta iniciativa. Y ahora los socialistas tendrían un argumento más para defender la reforma, y la oposición, uno menos para atacarla. Aceptar como imperativa la resolución sobre el aborto aprobada en el cónclave de un partido, supone, por otra parte, trasladar la impresión de que el mandato de un Gobierno no procede exclusivamente de los ciudadanos, sino también del grupo político que le apoya."

    No me interesa ahora hablar de esa mercancia de distracción y de votos progres que es el tema del aborto sino de algo más importante y que esta a la base de esta oligarquia de partidos que descubre ahora "El Pais". Nos abre los ojos sobre dos hechos que algunos ya llevamos constatando desde el principio, y que esa gran corporación político-comunicativa-empresarial que es La Psoe maneja a la perfección, su alter ego por la derecha aún no lo maneja con la brillantez debida:

    1)Que los programas políticos con los que los partidos concurren al mercadeo de reparto de poder que son las elecciones no reflejan los verdaderos propósitos de quienes una vez instalados en el poder darán rienda suelta a los perversos intereses que sustentan una determinada forma de dominio.

    y,

    2)Que el ciudadano no pinta absolutamente nada, más allá de ser la masa informe y aborregada que previa manipulación de sus más infimas pulsiones sirve de objeto estadístico y computable de votos que capacitan para la consecución de la meta que es la asunción de poder por parte de los partidos políticos.

    Seguramente la falta de idoneidad de la asignatura de Educación para la ciudadana no provenga tanto de la disputa sobre su contenido sino de su falta de objeto.

    ResponderEliminar
  2. Amen a todo Edu:

    ¡qué bochornoso espectáculo nos están dando unos y otros!

    Sobre los verdaderos objetivos de la asignatura mucho y bien se ha escrito en este foro.

    Pero la postura de los virreyes peperos tiene tela. Más parecen un grupúsculo anti-sistema que una opción seria de gobierno. Se han hartado de criticar al gobierno, con razón, cuando no aplicaba a rajatabla la ley a etarras y batasunos y ahora nos vienen con objeciones de conciencia y burdos sabotajes… cuando todo debería ser meridianamente claro para un partido con 10 millones de votos que aspira a gobernar: la ley se cumple siempre, sin artimañas ni subterfugios.

    Saludos a todos (¿síndrome post-vacacional? ¿quién dijo “miedo”?)

    ResponderEliminar
  3. Saludos Septembrini después de esta parada estival. Volvemos todos al tajo.
    Eso que dices Oscar también lo había pensado. Al Partido Popular se le llena la boca de respeto al estado, a la constitución y a la legalidad cuando se trata de nacionalistas vascos y catalanes, pero se comportan de la misma manera que ellos cuando se trata de sus feudos propios. El Psoe en este punto, al menos no oculta su federalismo.
    Ya veremos como, a medida que se acercan los plazos para la consulta de Ibarretxe, los pepesunos aumentan su discurso de "desafío al estado". Pero aquí en Valencia y en la Comunidad de Madrid el desafío al estado es constante...
    Pero claro, ellos lo explicarán diciendo que es su política la "auténticamente española" y que zapatero ha venido a destruir España. Menuda panda.
    Virgencita protégeme de los nacionalistas (sean catalanes, vascos o españoles).

    ResponderEliminar
  4. Estoy plenamente de acuerdo en tu análisis de los disparates que están regando el suelo de la educación en España. Dislate tras dislate, el último siempre parece superar al anterior. Si la postura del PSOE es desvergonzada y cínica haciendo de su programa electoral una nueva moral oficial del estado obligatoria para todos los estudiantes, la del PP es convenientemente farisaica y generalmente interesada.
    No obstante, me parece que no tenéis en cuenta un dato importante al convertir la objeción de conciencia en un mero instrumento de las intrigas del PP. En absoluto es así, sino que, más bien, en la mayoría de los casos el movimiento de objeción se está convirtiendo un problema para un PP. En pocos casos existe consonancia entre el partido y el movimiento cívico, y pot poner un caso me refiero al de Castilla y León, donde las posturas son perfectamente encontradas. tampoco creo que haya comparación posible entre lo que defendéis como idéntico: creo que habría que distinguir entre la postura de la Comunidad valenciana y la de la de Madrid, por ejemplo, que, por lo poco que sé, son bastante distintas. EL movimiento de objeción de conciencia es un movimiento cívico y no puede identificarse con partido alguno.

    Por otro lado, negar la objeción de conciencia me parece una barbaridad: en ese caso no queda más que la obediencia debida, concepto siniestro y ampliamente utilizado por los que pliegan a los intereses del estado cualquier derecho individual. La "obediencia debida", aparte de amparar a individuos tan poco recomendables como Eichmann y justificar en el juicio a que fue sometido la defensa de su colaboración en el exterminio de los judíos húngaros en Auschwitz, fue un concepto célebre por la ley argentina del mismo nombre que exculpó a los militares implicados en las matanzas y la represión de la dictadura del general Videla y Cía. El caso de los distintos nacionalistas no tiene nada que ver con la objeción de conciencia, entre otras cosas porque no están dispuestos a renunciar a los grandiosos emolumentos que sus cargos les reportan. La verdad,creo que comparar una cosa con otra es confundir categorías. Esos nacionalistas no son objetores: en un estado de derecho es muy distinto ser objetor que ser simple delincuente. Ni siquiera ellos mismos se consideran "objetores".
    La figura del objetor-es decir, la negación terminante de la categoría perversa de la "obediencia debida"- es indispensable para asegurar que el sistema legal cuenta con límites y contrapesos que impiden que el aparato del estado -que no atiende a minucias- se desplome con su peso inmenso sobre los individuos frágiles y, desde la perspectiva del absoluto "Bien Común", reduzca a polvo sus aspiraciones, intereses y valía. ¿No nos pasamos la vida elogiando a Gandhi?

    ResponderEliminar
  5. Borja creo que el que confunde planos y hace comparaciones injustificadas en esta entrada eres tu. No comparto en absoluto los planteamientos que nos traes aquí hoy.
    Al contrario, me reafirmo en lo que ya ha señalado Oscar, que las actitudes del PP ostaculizando una ley del estado no es muy distinto de las actitudes de nacionalistas cuando hacen lo mismo, cada uno en su feudo, que al fin y al cabo es de lo que se trata.
    Tampoco creo que aciertes hoy con respecto a tu defensa de la objeción de conciencia. De hecho la analogía que trazas sobre la "obediencia debida" en regimenes totalitarios me parece capciosa. Vivimos en un estado democrático y de derecho en el que no se pide a los ciudadanos "obediencia debida" sino "respeto a las leyes". Y queramos o no, hay una ley, que nos puede parecer justa o injusta, adecuada o inadecuada, pero que hay que cumplir. Si defendemos que cada ciudadano acepte o no acepte las leyes del estado en virtud a su conciencia, desde luego podríamos estar en una situación en algunos casos de una "alta moralidad", pero desde luego no estaríamos en un estado de derecho.
    En un estado totalitario se pide obediencia ciega básicamente porque no hay otra alternativa, no hay ningún mecanismo para luchar contra una ley que atenta contra los principios personales; en un estado de derecho no estamos hablando del mismo término. No se pide obediencia ciega sino acatar la ley y, cuando sea procedente, iniciar procedimientos encaminados a la derogación de tal ley: se puede apelar a la justicia, como han hecho los sindicatos de la Comunidad Valenciana, logrando la derogación parcial de la propuesta del PP, y también se puede iniciar un movimiento cívico encaminado a que nuestros poíticos se piensen la necesidad de tal ley. Pero en ningún caso se puede considerar, a mi juicio, que sea lícito alentar y defender que el ciudadano NO CUMPLA LA LEY. La objeción de conciencia a la asignatura de "educación para la ciudadanía" es símple y claramente saltarse la ley, igual que la objeción de conciencia a la ley que limita la velocidad en las autopistas a 120 km/h. Sencillamente es ilegal.
    Mucho hemos hablado en este foro de la absoluta necesidad de respetar los procedimientos en un estado de derecho; eso no se puede traducir en ningún caso en respetar los procedmientos cuando éstos no vayan en contra de mi conciencia; las conciencias son muy subjetivas para dejar el funcionamiento legal a las ideas de cada uno.

    La actutud del PP en este asunto, alentando dicha objeción de conciencia, que creo Borja que a día de hoy nadie se cree que sea un movimiento cívico, sin más, es, a mi modo de ver, bochornosa. Como ha señalado Oscar tanto en Valencia como en Madrid se comportan como un partido antisistema tratando de obstaculizar el normal desarrollo de la ley planteando absurdos de dificil asimilación por una mente racional. En Valencia pretendían que fueran los padres los que marcasen el temario del profesor y, cuando les ha salido rana, siguen empecinados en que se imparta la asignatura en inglés (me sorprende, de hecho, que sea en inglés y no en chino mandarín, un idioma que Rajoy ha valorado muchas veces y que seguro que habrían encontrado una situación propicia para introducirlo en el sistema educativo); y en la comunidad de Madrid, ya un despropósito, después de convertir los colegios y los institutos en guetos de inmigrantes, ahora pretenden que se pueda desarrollar la Epc mediante trabaajos a la comunidad, es decir, recogiendo papeles, barriendo el instituto... cosas de ese tipo; supongo que se pretende dejarles claro a los magrebies y ecuatorianos cuál es el lugar que ocupan en nuestra sociedad... ¡vamos hombre!
    Es que me parece increible Borja; es que las chapuzas del Psoe, los del PP las convierten en verdaderos desastres. Es una desvergüenza tal que da miedo pensar que esta gente pueda llegar a gobernar el estado.
    Es más... a la luz de los últimos acontecimientos, cada vez tengo más clara la necesidad de una asignatura como EpC en la educación secundaria.

    ResponderEliminar
  6. Edu: mi comentario tenía dos partes diferenciadas. Poco tengo que decir en defensa del PP, y es cierto que, en esto, es también un partido fragmentado y gobernado por distintos reyezuelos que hacen en muchas ocasiones de su capa un sayo.
    En cuanto a la segunda parte, sigo manteniendo que la obediencia debida, aunque te empeñes, no es sólo perversa cuando hablamos de un estado totalitario, sino que, más bien, es su imposición lo que puede convertir a un estado en totalitario. Dices que la ley tiene que cumplirse en toda circunstancia y te amparas en las vías formales que es necesario respetar en un estado de derecho, pero no tienes en cuenta que la objeción de conciencia es uno de esos derechos que definen a un estado como "de derecho". Yo no apelo a mi gusto o a cualquier otra instancia subjetiva, sino a la misma legislación que conforma a España como estado de derech, esto es, la constitución y las sentencias del Tribunal constitucional:


    artículo 27.3 de la Constitución Española obliga
    a los poderes públicos a garantizar “el derecho que asiste a los padres
    para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de
    acuerdo con sus propias convicciones”.



    Artículo 16 de la Constitución, especialmente el punto 2: "Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias"

    La Sentencia 15/1982, de 23 de abril (FJ 6º), del Tribunal
    Constitucional:
    “Tanto la doctrina como el derecho comparado afirman la
    conexión entre la objeción de conciencia y la libertad de conciencia.
    Para la doctrina, la objeción de conciencia constituye una
    especificación de la libertad de conciencia, la cual supone no sólo el
    derecho a formar libremente la propia conciencia, sino también a obrar
    de modo conforme a los imperativos de la misma (...)"
    .
    Sentencia 53/1985 de 11 de abril (FJ 14º), del
    Tribunal Constitucional: “No obstante, cabe señalar, por lo que se refiere al derecho a la
    objeción de conciencia, que existe y puede ser ejercido con
    independencia de que se haya dictado o no tal regulación.
    La objeción de conciencia forma parte del contenido del derecho
    fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocido en el art.
    16.1 de la Constitución y, como ha indicado este Tribunal en diversas
    ocasiones, la Constitución es directamente aplicable,
    especialmente en materia de derechos fundamentales”.

    No invento que exista un derecho a la objeción, pero me parece que confundes eso con la admisión de que cualquiera puede incumplir la ley cuando le venga en gana. Nada que ver. La objeción se refiere a ese artículo 16 de la constitución y está amparada en las sentencias del Tribunal Constitucional, que, supongo, será quien decida en última instancia sobre el movimiento de objeción que se está desarrollando.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos tras el verano.Suscribo todo lo que ha dicho Eduardo.El PP no puede hacer estas memeces, no se llama a la objeci'on o a la desobediencia civil por una chorrada como esta.Y lo del ingl'es es para linchar a Camps directamente.
    No obstante me parece interesante el tema de la objeci'on de conciencia o el de la desobediencia civil.Cuando es leg'itima moralmente? que debe hacer el estado ante ella, aplicar la ley,contemporizar,obligar a una prestacion social sustitutoria?

    ResponderEliminar
  8. Borja, yo pienso que la EpC es un despropósito, en el que por cierto han caído buena parte de los países de nuestro entorno, pero que no vulnera, en absoluto, el art 16 de la Constitución y si algún grupo político o movimiento cívico piensa lo contrario lo que debe hacer es recurrir al TC y esperar sentencia. Es más, afirmo que si alguien, que conoce de qué va esto de la enseñanza, sostiene que la EpC “obliga a declarar sobre su ideología, religión o creencias” a nuestros tiernos adolescentes, lo que les pone en una situación de desamparo e indefensión ante sus insidiosos profesores, actúa de mala fe. Borja, sabes que no es cierto y, por lo que a mi experiencia docente se refiere, el adoctrinador o proselitista, es encontrado a menudo en departamentos y asignaturas fuera de toda sospecha.

    Por otra parte las sentencias del TC reconocen el derecho de objeción, pero lo que está por demostrar es que la EpC sea una intromisión en las conciencias de los alumnos y hasta que el TC no se pronuncie al respecto la objeción es un dislate que si se admite da pie a otras muchas objeciones que podemos todos tener en mente (por no ir más lejos ¿no es más incursión en la conciencia la clase de filosofía para un Testigo de Jehová que la EpC para un católico?).

    Se sabe como se empieza pero no como se acaba (tengo en mente el reconocimiento de Kosovo por las potencias occidentales, y antes el de Croacia por Alemania y el Vaticano… pero esa es otra historia)

    ResponderEliminar
  9. Comptamente de acuerdo con la réplica de Oscar que evita la mía porque sería reiterativa.
    Lo de la EPC se ha sacado de madre; no es para tanto. Justo ahora estoy echándole un vistazo al libro y no encuienntro por ninguna parte ese caracter adoctrinante. Seguro que hay libros que sí lo tienen, pero también los hay de filosofía, y eos no vulnera la constitución.

    ResponderEliminar
  10. Óscar, Edu: Pues yo sí pienso que esta asignatura plantea una intromisión inaceptable del estado a través de la conformación y obligatoriedad de una moral oficial que, desde el planteamiento de la asignatura, no sólo es preciso conocer, sino resueltamente ASUMIR. Es algo tan absurdo y reaccionario como si, desde un frente opuesto, se quisiera hacer obligatoria la ética tomista. El problema no es que a mí me parezca bien una u otra postura ética -aunque he de reconocer que me parece más interessante la segunda- sino el hecho de presentarla como docttrina moral definitiva que el alumno ha de compartir so pena de suspender el curso. Si leéis la LOE y su desarrollo os encontráis con que la ética y eso que llaman "ciudadanía" quedan reducidas a la asunción de un conjunto de dogmas morales unilaterales que excluyen la reflexión ética para presentar soluciones de diseño ideológico a las cuestiones que se plantean. Yo no quiero decir que todos esos dogmas sean erróneos o moralmente perversos -podría compartir muchos de ellos- sino que son de carácter obligatorio y, por lo tanto, cancelan la reflexión moral. Como tantas veces ha ocurrido, una moral definitiva erradica la reflexión sobre los problemas morales. La ley está llena de lugares comunes y abstracciones aparentemente inocuas, pero su intención declarada es la ACEPTACIÓN de esa moral que creen definitiva y sin la cual, según parece, uno no puede ser un "Buen Ciudadano" (Esto lo tomo prestado de un tema del libro de Marina titulado algo así como "¿Qué es ser un Buen ciudadano?"). Parece ser que, así como algunos propalaban la buena nueva del "Fin de la Historia", la asignatura se ofrece bajo el supuesto del "Fin de la Ética", ya que todo problema moral está definitivamente resuelto. Por supuesto que hay mejores y peeores libros, y que algunos incluso intentan evitar ese carácter tendencioso de la asignatura, pero me refiero a su conformación legal. No sé si me explico, pero eso es lo que me parece inaceptable y justifica la objeción, ya que una moral concreta, al ser declarada obligatoria, violenta directamente la inviolabilidad de la conciencia que la constitución ampara.
    Ejemplos extraídos de la ley: "La tolerancia y aceptación de las minorías y las culturas diversas" Si la Constitución declara que nadie puede ser obligado a declarar sus creencias o su ideología, ¿no es esto, no sólo la obligación de declarar la postura moral, sino además la obligación de compartir la que el legislador considera adecuada? Además, ¿a quién se le ocurre que TODA minoría, por el hecho de serlo, ha de ser respetada y ACEPTADA? Si esto no entra en el terreno de la libertad de conciencia, que venga Dios y lo vea.
    Más ejemplos -convenientemente camuflados en una pléyade de generalidades y retóricas "buenistas":
    --- BOE 5 de enero de 2007
    "También
    son comunes el conocimiento y la reflexión sobre los
    derechos humanos, desde la perspectiva de SU CARÁCTER HISTÓRICO (mayúsculas mías), favoreciendo que el alumnado valore que no
    están garantizados por la existencia de una Declaración,
    sino que es posible su ampliación o su retroceso según el
    contexto". ¿Y si yo creo que existen, al menos, algunos Derechos Humanos que no son históricos? ¿Por qué el estado se arroga el derecho de imponerme la idea de que los derechos humanos son relativos? Ahora yo no defiendo ni unas ni otra cosa, sólo expongo que esto ofrece una interpretación unilateral como contenido de esa moral ofivcial y obligatoria. Art. 16 de la Constitución, otra vez, y destierro de la libertad de conciencia.

    Objetivos: "4. Conocer, ASUMIR y valorar positivamente los derechos
    y obligaciones que se derivan de la Declaración Universal
    de los Derechos Humanos y de la Constitución
    Española, identificando los valores que los fundamentan,
    aceptándolos como criterios para valorar éticamente las
    conductas personales y colectivas y las realidades sociales". Aquí estamos en lo mismo, aunque ahora el legislador se contradiga y presente un texto jurídico como una moral absoluta y obligatoria: ¿tengo yo, para ser "ciudadano" que comulgar acríticamente y asumir tal cual un texto jurídico positivo como fundamento de mi comportamiento moral? Repito que no digo una ni otra cosa, sólo demuestro que aquí hay un compedio de soluciones morales que es obligatorio aceptar.


    Criterios de evaluación
    "1. Identificar y RECHAZAR, a partir del análisis de
    hechos reales o figurados, las situaciones de discriminación
    hacia personas de diferente origen, género, ideología,
    religión, orientación afectivo-sexual y otras, respetando
    las diferencias personales y mostrando autonomía
    de criterio". Lo mismo:PARA APROBAR tengo que rechazar posiciones desde un Absoluto que parece, a mí por lo menos, bastante cuestionable, ya que esto parece excluir que yo, personalemnte, decida si rechazo o no - y por lo tanto quiero discriminar - determimnadas posiciones como puedan ser la ideología nacionalsocialista o el totalitarismo comuni¡sta.

    Perdonad por comentario tan largo. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  11. Borja, entiendo y comparto tu crítica, pero entiendo que va dirigida más contra la bazofia didáctica-pedagógica con la que ya llevamos comulgando muchos años que con la nueva asignatura.

    Como muestra ahí va una breve relación de objetivos de Filosofía 1 y de Ética de años atrás (incluso durante la etapa Aznar)


    6.-Valorar la razón como instrumento para regular la acción humana personal y colectiva.

    7.-Valorar las opiniones, posiciones o creencias de otros, siempre que estén convenientemente justificadas o fundamentadas.

    8.-Adoptar una actitud crítica ante las desigualdades sociales, valorando los esfuerzos por lograr una igualdad efectiva.

    9.-Valorar los esfuerzos por construir una sociedad mundial en la que se respeten los derechos

    i)Valorar los intentos de construir una sociedad basada en el respeto a los derechos humanos que favorezca una convivencia pacífica y plural.


    Valorar adecuadamente los derechos y libertades como un logro irrenunciable de la humanidad y una condición necesaria para la paz.

    IX. Criticar, denunciar y rechazar las situaciones y actitudes injustas y discriminatorias que afecten a individuos, a grupos o a pueblos.

    Valorar la diversidad lingüística y cultural y manifestar actitudes de tolerancia y respeto hacia otras culturas, opiniones y creencias, etc.

    Valorar los intentos de construir una sociedad basada en el respeto a los derechos humanos que favorezca una convivencia pacífica y plural.

    Identificar y apreciar la pluralidad de las comunidades sociales a las que pertenece, participando de los proyectos, valores y problemas de las mismas.

    Criticar, denunciar y rechazar las situaciones y actitudes injustas y discriminatorias que afecten a individuos, a grupos o a pueblos.

    Es muy probable que, a menos que en vuestro departamento os toméis muy en serio la elaboración de la programación, encuentres objetivos como estos en la programación de Ética y Filosofía 1 ¿significa ello que los alumnos pueden objetar estas( y otras muchas) asignaturas?

    ResponderEliminar
  12. Por no hablar que buena parte de los chavales son de un racista que da miedo y de una arrogancia cultural que casi justifica el relativismo.que se dedique una hora a la semana acombatir un poco esos dislates* que no nos enga;emos, no conseguimos nada) no me parece que vulnere ning'un derecho fundamental. Adem'as esto se lleva haciendo en tutoria desde hace 15 anos.Me atreveria a decir que toda la concepcion y socializacion de la LOGSE SI QUE PRETENDIA adoctrinar en el paradigma socialdemocrata, pero sus propios defectos como ley educativa la han hecho fracasar tambi'en en eso.
    Por lo demas el caracter historico de los derechos humanos es una realidad, una invencion etica extraordinaria y coyuntural* aunque pudieran ser intrinsecos al hombre y descubiertos por la razon natural) y ese caracter hidtorico sirve perfectamente para ver su fragilidad o su capacidad de ampliacion desde el punto de vista del derecho positivo.Por ultimo si el objetivo basico de la asignatura es conseguir que el sujeto sea autonomo, el margen de actuacion del profesor es enorme y el objetivo mas que loable

    ResponderEliminar
  13. Septtembrini13/9/08 12:45

    Me adhiero a la reflexión que realiza Borja.

    De ella se deduce que la formación moral ( incluida la religiosa ) como asignatura es un sinsentido en el sentido Wittgensteniano y como de todo sinsentido solo puede resultar sinrazón y exterminio de lo que no se compadede con el relato que asume (sumisión y sometimiento ) la mayoria.

    Puedo tener criterios para evaluar los conocimientos que tiene un alumno respecto de los articulos de la Constitución, del origen de Naciones Unidas, de la Declaración de Derechos Humanos, de las consecuencias de la declaración de Derechos de Virginia o de los efectos de la Revolución francesa; Puedo evaluar los conocimientos que respecto de la concepción del hombre derivan del conocimiento científico, de la secularización del pensamiento, de los propósitos de la ilustración, la industrialización, el imperio del consumismo etc.

    Lo que no puedo evaluar son las creencias y valores que tenga mi alumno. Puedo juzgar impresentable, prehistorico y condicionado su racismo, pero no le puedo suspender por ello. Puedo aconsejar tratamiento psicológico que encaucen su agresividad pero no hacerle repetir curso por ello.

    Es evaluable que conozca la existencia de una ley como la del matrimonio homosexual pero no puedo suspenderle si en una práctica se muestra intolerante ante ello, sea por homofobia o simplemente porque lo considerase un reducto abominable de la estructura repesivo-dominadora del patriarcado, o por lo que le parezca.

    Esta asignatura insisto es prescindible pues sus contenidos positivos y por tanto evaluables pueden tener cabida, como deberian de tenerlo desde hace tiempo, en el conjunto de asignaturas que configuran un programa educativo.

    Eso que llaman "Buen ciudadano" nunca será el producto de una disciplica "catecumenal" que me diga el racismo es malo, sino de la amalgama de conocimientos sobre la realidad y el hombre que se desprendan de un buen sistema educativo integral que permita al alumno habérselas con lo que hay y reconstruir su moral, empezando por su propia identidad moral de modo crítico.

    Desde la atalaya que domina el discurso tronante y que encubre las zonas oscuras de ocultan abstracciones como humanismo, Buen ciudadano, etc no llegaran nuestros alumnos a discernir los fenómenos que cada día pululan a su alrededor.

    El problema de Roquetas nos lo soluciona un alumno hablandanos de racismo y le ponemos una excelsa calificación, mejor que se vaya con la conciencia limpia por su tolerancia y buena disposición académica hacia los otros que tenga que enfrentarse a la realidad de porqué se producen esos fenómenos, a que tendríamos que renunciar para mitigarlos o tuviera que reflexionar críticamente sobre las mismas instituciones que le dan el carnet de buen ciudadano.

    No existe diferencia entre, remedando a Freud, la ilusión del buen cristiano o la del buen ciudadano.

    ResponderEliminar
  14. Alfredo, Borja... creo que sacais de contexto lo que significa la educación. Creo que va siendo ya hora de abandonar esa concepción que cnsidera que consiste en una mera transmisión de conocimientos "neutros". Me parece una concepción ficticia y, en cierta forma, superficial. Tomemos esto desde una perspectiva más antropológica y también más histórica: en todas las sociedades organizadas y no organizadas la educación tiene más que ver con una transmisión de valores que con una enseñanza meramente técnica. Es más, una enseñanza técnica implica de hecho una educación en valores. Dicho esto, creo que sólamente considerar una educación al margen de lo que seguraqmente Borja llamaría un "adoctrinamiento" es algo puramente ilusorio. Es más, reivindicar una educación que no consista en una transmisión de valores no puede significar otra cosa que reivindicar, desde otra postura ideológica, otros valores. Generalmente la perspectiva del otro resulta adoctrinante desde la perspectiva propia.
    La democracia sólo es posible si hay ciudadanos entrenados en ciertas habilidades como pueden ser la del intercambio pacífico de opiniones o el respeto de la diferencia. Y nos pongamos como nos pongamos, respetar la diferencia no es una de esas conductas innatas que no es necesario enseñar porque vienen de fábrica. En este sentido Alfredo, si crees que frente a un alumno racista lo más que puedes hacer es recomendarle un psicólogo, creo que vas desencaminado en tu labor docente.
    Y siendo esto así, he de decir que la asignatura de Epc va a ser meramente anecdótica en esta transmisión de valores, si es que sirve para algo, que creo que será completamente inútil. Que una hora a la semana en segundo de la e.s.o levante tanta polvareda es ridículo. Más aún cuando se echa un vistazo a los contenidos... las sociedades democráticas del siglo XX, la participación ciudadana, la lucha contra la discriminación, los derechos humanos... ¡vamos hombre!
    De hecho, seguramente todos estos contenidos, salvo los relativos a la estructura del estado español (algo que sí coincide con esa mera transmisión de conocimientos "neutros", si es que puede haberlos), ya los imparten otras asignaturas como Etica, Filosofía, Historia, Sociales... etc. Así que ¿por qué tanto peligro?
    La verdad es que la crítica más acertada que se ha hecho al proyecto ciudadano del Psoe es que resulta caro y seguramente inútil.

    ResponderEliminar