espacio de e-pensamiento

martes, 18 de junio de 2013

Meditación sobre el poder: Trías vs Bueno (III).
Óscar Sánchez Vega

Trías responde a Bueno con una breve "Puntualización" en el segundo número de la revista El Basilisco (Mayo de 1978).  Trías no entra a valorar cada uno de los puntos que toca la crítica de Bueno, solo contesta al reproche final, el que interroga sobre el  extraño género literario al que pertenece el último libro de Trías . El barcelonés responde que el género discursivo que practica es el mismo que había ejercido ya en su libro de 1972, Metodología del pensamiento mágico, el cual había sido prologado por Gustavo Bueno. Trías llama a este género "construcción mágica" y en aquel momento parecía contar  con el beneplácito de Bueno, que lo había denominado "concepto posible".

Más allá del asunto del género discursivo, lo que se discute aquí es, pienso, toda una concepción de la filosofía. En Meditación sobre el poder Trías había distinguido entre el "pensar poético" o la "Filosofía de la Idea", por un lado, y la "Filosofía del concepto", por otro. Este es el asunto clave, a mi entender. Trías no se siente impelido a posicionarse dentro de los parámetros fijados por la tradición académica, como le exige Bueno. Es más, el pensamiento, el "pensar poético" que pretende cultivar exige la abolición de estos marcos de referencia. Trías entiende que "un proyecto así irrite y descoloque a quienes conciben la filosofía como una crisálida de conceptos sin alma y sin encarnación sensible". 

Bueno acusa a Trías de metafísico por no ajustarse a las exigencias de la filosofía dialéctica, pero desde la perspectiva de la "Filosofía de la Idea" estas categorías carecen de sentido. La filosofía de Bueno se sabe y se siente heredera del rigor clasificatorio del aristotelismo y la escolástica, pero Trías no es afín a esta tradición. La manera de entender la filosofía del catalán es semejante, por ejemplo, a la de Unamuno cuando sostenía que la filosofía se acerca más a la poesía que a la ciencia. La filosofía no debe permanecer aislada, encerrada en si misma, mirándose el ombligo, sino que ha de estar en constante comunicación con otras  disciplinas, especialmente las artes: literatura, pintura, música... Trías no puede entender la filosofía del mismo modo que  "quienes, por excesivo provincianismo gremial, han perdido, con la dimensión poética originaria de toda reflexión filosófica, de toda reflexión filosófica, el sentido genuino de ésta, y en consecuencia también, la necesaria sensibilidad piadosa y poética que requiere cualquier lectura atenta de un texto."

Por otro lado, Trías reclama, por primera vez (que yo sepa), lo que será una petición constante a lo largo de toda su vida: la necesidad de integrar cada texto suyo dentro de un proyecto unitario, dentro del cual el texto cobra sentido y no como "entidad autónoma". Para una cabal comprensión del libro de Trías es preciso percibir los "pasillos semánticos" que conectan la totalidad de la producción filosófica del catalán.

Finalmente, de igual forma que Bueno había desligado la crítica filosófica del "afecto" que sentía por el barcelonés, Trías devuelve el cumplido señalando que no es su intención "contra-atacar a un pensador que merece toda mi estima personal e intelectual. Dentro de la mediocridad reinante y en medio de tanta razón instrumental, el proyecto filosófico de Gustavo Bueno es de los pocos que presentan una dignidad y una ambición merecedora del mayor elogio.  Sólo la crítica que expresa una corriente interior de simpatía y se expone en conceptos rigurosos como los suyos, es merecedora de atención."

5 comentarios:

  1. Entiendo que lo que se esconde tras este triptico es plantear de nuevo, y no en otro formato sino en el mismo, un pregunta. Por que la filosofia hoy. La cuestion de su estatus. Me traicionan las formas. Es la pregunta por su existir y su legitimidad. Podemos poner en hora los relojes y que la filosofia mantenga un minimo discurso. Hay diferencia entre la "construccion magica" y el "concepto posible". Para mi no, pertenecen a una misma tradicion y a un mismo fundamento dual.

    Bueno y Trias entienden sus modos de producir filosofico de distinta manera, en el sentido de la maniere, de industria. Hablamos de filosofos inmersos en una marea en el que el desencanto abrasa la propia pertinencia del saber filosofico.

    Desde mi punto de vista u otero en medio de la noche la discusion es pertinente en el microcosmos de los referenciados.

    Naturalmente no me refiero a su honestidad filosofica. Los dos hacen un gran homenaje a su ser filosofo en la buena direccion de lo que la tradicion enseña que es filosofar y sobre que, como y cuando y de que. De los dos tengo experiencias directas y de lector y ha sido un buen viaje de aprendizaje.

    De Bueno un par de conferencias, de Trias libros, en este ultimo caso dentro de su teoria del limite y a cuenta de la religion una lectura en Sevilla en plena semana santa, festividad por cierto sublime para ateos como yo.

    Filosoficamente no me parecen muy relevantes. Si a nivel patrio dado el analfabetismo que nos jalona. Bueno m parece un buen antropologo de la historia de España desde Oviedo. Trias maneja mas registros modernos y ademas tiene el merito de aspirar a ser un filosofo comme il faut. El Kant español. Me produzco coloquilmente pero les tengo respeto a los dos.

    Les reconozco un merito inmenso, siendo españoles poder darle un barniz a esto. Tienen mucho merito. Eso es filosofia hoy. No flaquear. En eso estoy de acuerdo con Oscar.

    Y su contumacia redobla el merito. Hay que saber mucho para tener el valor de mantener un disurso sabiendo que no va a (no digo hacia conscientemente) ninguna parte.

    La nueva filosofia no es tradicional, nihilista ni abismal. Esta claro que la filosofia tiene que nacer de nuevo hoy al margen del lecho de conceptos y discursos. La filosofia se sustenta en el hombre y el valores. Si asume que ahora no tiene tierra bajo sus pies quizas sea capaz de trabajar y construir tierra. Que no espere un lecho comodo sobre el que potenciar imaginacion, creacion...... Asumamos la indeterminacion y pongamonos a trabajar. Hay mucho hecho aprovechable pero no lo demos por hecho apriori, esforcemonos por saciar su hambre.

    ResponderEliminar
  2. y para concluir. Si la filosofia no es un metacontrapoder, no es nada...... Si, es ideologia, es poder.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tus comentarios, Alfredo.
    No serán dos autores que marquen el devenir del pensamiento los siglos venideros, pero, viendo como está el patio, es lo mejor que tenemos por estos lares. El motivo de estas entradas está en el encabezamiento de la primera entrada: me llama la atención todo lo que sabemos y se publica sobre Ortega y Unamuno (que, no vamos a engañarnos, tampoco son hitos en la historia del pensamiento occidental) y lo poco que sabemos sobre la relación entre Trías y Bueno.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  4. Malos tiempos para Trias y Bueno. Ahora ha salido la biografía de Juaristi sobre Unamuno. De Ortega queda la anécdota de Domingo Ortega en la presentación del libro del Madrileño sobre toros. Aqui no hay profundiad, hay enjundia. Ortega, Domingo, lidiador eminente y analfabeto funcional y como tal sabio, retrata la filosofia en España. " Ah, este señor es filosofo. Hay gente pá tó". Enjundia.

    Un abrazo maestro.

    ResponderEliminar
  5. Que no te sorprenda.

    Seguramente ya nada puede sorprender.

    En mi caso solo me sorprende ni absoluta incapacidad para todo.

    Recojo el abrazo con delectación. Un abrazo tio.....

    ResponderEliminar