espacio de e-pensamiento

sábado, 26 de diciembre de 2015

Un día de estos se defiende una tesis ...
Borja Lucena

No sería capaz de obligaros a leer la tesis entera, pero, al menos, os dejo aquí el más breve resumen del que he sido capaz (escito para el fichero estatal de tesis TESEO y siguiendo escrupulosamente sus pautas burocráticas) para que no me digáis que no comparto mi pensamiento.
Si estáis por Madrid el próximo 15 de enero, estáis invitados a hacer todas las objeciones que queráis. Será en la facultad de filosofía de la UNED, a las 10 de la mañana. Yo hubiera preferido a las cinco de la tarde, pero...




“HANNAH ARENDT: LA CRÍTICA DE LAS IDEOLOGÍAS COMO CRÍTICA DE LA FILOSOFÍA POLÍTICA”

Fco. Borja Lucena Góngora

    La tesis trata de aclarar los nudos significativos que, desde la perspectiva de la filosofía de Hannah Arendt, enlazan a las ideologías políticas contemporáneas con las ideas filosóficas tradicionales acerca de la comunidad política. La tarea es recorrer de nuevo, aclarando sus supuestos e implicaciones principales, aquel camino que el pensamiento de Arendt señala como derrotero contingente, pero a la vez fatal, de la tradición  europea de pensamiento político. Según esto, las ideologías, así como su solidificación totalitaria, no emergieron limpiamente de la experiencia política misma, sino que, al lado de elementos plenamente novedosos, acogieron y revitalizaron conceptos y actitudes ya formulados por la trama principal de la filosofía.  Esta relación entre la resolución ideológica y los proyectos filosóficos de acomodación de lo político a la estabilidad y permanencia de lo pensable es lo que se persigue al prestar atención al original análisis arendtiano del devenir de las ideas políticas en occidente.
   
    Se disponen cuatro partes principales que procuran aclarar la pluralidad de aproximaciones ensayadas por Arendt. En primer lugar, se investiga el concepto arendtiano de “comprensión”, que procura liberar al pensamiento político de la sumisión a categorías científicas o históricas que, por su propia naturaleza, demostraron una incapacidad de principio para dar cuenta de la espontaneidad e imprevisibilidad del espacio de la acción; a continuación, se trazan los vectores fundamentales de la aproximación fenomenológica arendtiana a la experiencia política, interpretación dirigida a  restablecer el sentido para un espacio público que tradicionalmente ha sido colonizado por las exigencias de aprovechamiento filosófico, técnico y administrativo; en tercer lugar, se trata de esclarecer el recorrido entero de la filosofía política a través de los dos polos que, según Arendt, constituyen su inauguración y su cierre culminador: Platón y Karl Marx, localizando los conceptos fundamentales que llegaron a sobrevivir al colapso de la tradición filosófica traspasándose a las ideologías políticas contemporáneas; por último, se procede a un análisis de la nervadura conceptual de las ideologías políticas mismas, costatando la continuidad -aunque a menudo exagerada, deformada o siniestra- de  las categorías filosóficas que articularon en la tradición la comprensión de lo político.